jueves, 1 de agosto de 2013

ExaUDEM en la Cumbre

Nuestro ExaUDEM Alex Villarreal Parás (IIS’94 / MDO'05) piso de nueva cuenta la Cumbre, en esta ocasión su aventura llegó hasta el Huascarán, una montaña muy peligrosa y complicada de escalar…

Conoce su historia:

“Les comparto que hace 17 años fui a Perú con la idea de escalar el Huascarán, de 6,768 metros en Perú.  Antes de ir al Huascarán, escalé el Monte Pisco, de 5,763 metros, como aclimatación. Desde la cumbre del Pisco vi un mundo completamente nuevo. Es una de las vistas más impresionantes que puede tener la naturaleza.

Mientras estaba en el Pisco, hubo algunos accidentes en el Huascarán, que tiene una zonas de avalancha y caída de seracs muy fuertes, así que creo que inteligentemente decidí subir otras montañas de menor riesgo. La temporada estaba muy "caliente" no hacía frío suficiente y eso hace que los glaciares se vuelvan inestables.

Prometí volver a Perú.  Volver con una cámara profesional para fotografiar la escena desde arriba del Pisco, y preparado para subir el Huascarán.

Volví en el 2005, aunque sin la cámara profesional, pero con 14 entusiastas chavos y chavas de la UDEM -- en la segunda edición de la clase Experiencia Internacional de Liderazgo y Aventura-- que se había preparado para escalar el Urus y el Ishinca, dos montañas que subí en el 97 y que tenían campos bases y cumbres con vistas espectaculares.  No sólo disfrutamos de la Cordillera Blanca sino que tuvimos una inmersión en la cultura al ser recibidos por amigos cercanos. Nos alimentaron, pasearon y compartieron su vida a más no poder.

Siguieron las ediciones de EILAS, 3, 4 y 5 a Alaska y Patagonia.  Las experiencias eran tan padres que no necesitaba nada más. En el 2009, al suspenderse la clase por cuestiones financieras, vuelvo a salir a la montaña  el Cáucaso Ruso y a Tanzania.  Fue increíble pero seguía faltando algo.

Con el negocio creciendo cada año, y mi familia activa y unida, del 2010 al 2012 decidí no salir a escalar, y me concentré en maratones y ultra distancias.

Y este año, el 2013,  se volvieron a dar las cosas. Estaba tal vez más fuerte que antes, aunque mi técnica y herramientas algo empolvados.

Abrí maletas que olían a guardado, y antes de darme cuenta, el 13 de Julio, estaba caminando, la vereda que lleva al campo base del Pisco.  Iba con mi cámara profesional, para tomar fotos de la cumbre, aclimatar y luego ir al Huscarán. Muchas cosas había cambiando. Ahora era esposo y papá. Ahora mi padre y hermano mayor estaban en el cielo. Probablemente son los pasos en los que me he sentido más vivo que nunca, entre tanto sentimiento y emoción.

El 15 de Julio, arriesgué de más. Estando en la cumbre, espere que se abriera el tiempo, para poder tomar fotos y  lo cual nunca sucedió. Por poco y pasó la noche en una cueva que hicimos en el hielo. Pero afortunadamente logramos salir del glaciar y regresar a la tienda de campaña.

Pase 3 días en Huaraz, el pueblo más grande de la Cordillera, pleaneando y orquestando el ascenso al Huascarán. En estos días me robaron mi cámara profesional, pero ni tiempo de chistar. Debía mantenerme enfocado. NO podía distraerme ni dejar de prestar atención.

Finalmente, en 5 días de ascenso, el Miércoles 24 de Mayo, logramos la cumbre del Huascarán.

La primera vez, que subí el Popocatéptl, en Octubre de 1994, fue unos meses antes de salir de la UDEM. Tuve que faltar a la foto de generación con tal de irme en un viaje organizado por la Asociación de Nuevo León.  Fui con Marcelo Torres, también ExaUDEM y ondeamos la bandera UDEM con motivo de los 25 años de la UDEM, que se festejaban ese entonces.   Ese ascenso al Popo, marcó mi vida y desató una serie de viajes y expediciones que aún no terminan.

Este viaje al Huascarán, sólo tenía sentido si cargaba conmigo la bandera de la UDEM.

Espero que les guste como se ve la bandera, desde lo más alta del Perú. No en símbolo de conquista ni de logro. Sólo en símbolo de que las cosas que nos importan, jamás se deben de dejar a medias.”



No hay comentarios: