lunes, 26 de octubre de 2015

¿Será que estás desperdiciando tu vida esperando que la vida suceda?

Por: Gabriela García-Williams (BAHL '93 / LCIC '00)
¿Cuántas veces decimos que en cuanto pase tal o cual cosa seremos felices, o que en cuanto obtengamos un logro en particular nos podremos dar el tiempo de disfrutar y pasar tiempo con la familia?

Pareciera que siempre estamos esperando a que algo suceda para darnos permiso de ser felices y exitosos.

Cuando estamos en la escuela nos ponemos metas que sucederán cuando nos graduemos; cuando tenemos trabajo planeamos lo que haremos cuando dejemos de trabajar; al estar desempleados hacemos una lista de lo que podremos hacer cuando volvamos a tener trabajo; y la lista podría ser interminable.

Es como si estuviéramos esperando permiso de alguien más para vivir la vida que queremos.

Más que buscar maneras de lograr nuestros sueños tendemos a volvernos expertos en inventar excusas para quedarnos estancados.

Siempre hay una salida cuando te lo propones seriamente; cuando la razón es tiempo, podrías levantarte una hora más temprano o quedarte despierto una hora más tarde; si el obstáculo es dinero puedes empezar una campaña de procuración de fondos en Internet con los sitios de “crowdfunding”; si lo que te detiene es el miedo de fracasar, investiga la historia de Thomas Edison, Soichiro Honda o Henry Ford quienes tuvieron que levantarse de fracasos para luego convertirse en iconos mundiales.

Todo viaje empieza con el primer paso; es necesario tomar la decisión, ¿vas a gastar tiempo soñando en lo que te gustaría hacer u ocuparte en hacer los cambios necesarios para lograr esa vida con la que sueñas?

No hay comentarios: