martes, 26 de abril de 2016

Presentan estudiantes de la UDEM silla para traslado de personas con discapacidad

Nota generada por: Universidad de Monterrey

El subir y bajar escaleras ya no será un problema en un futuro para la niña Graciela Elizalde Benavides –diagnosticada con Síndrome de Lennox-Gastaut– gracias al ingenio de tres estudiantes de la Universidad de Monterrey.

Los alumnos Adrián Marcelo Casillas Guzmán, Antonio González Carrera e Ian Alexander Talamas Saca crearon una silla de ruedas bipedestadora como parte de su Proyecto de Evaluación Final (PEF) para graduarse de los programas académicos de Ingeniero en Mecatrónica (los dos primeros) e Ingeniero en Tecnologías Electrónicas y Robótica (el último).

El prototipo fue entregado el 29 de marzo como un donativo a la menor de edad –a quien se le autorizó legalmente en México el uso de Cannabidiol como tratamiento médico–, acompañada por sus padres, Mayela del Socorro Benavides y Raúl Elizalde, al asistir a la disertación de los alumnos en el campus.

Gracias a un diseño de tres llantas que rotan sobre un eje que las une, la silla puede bajar o subir escaleras y cuenta con un asiento que puede plegarse para sentar, recostar o poner de pie al usuario.

El proyecto contempló además un sensor de movimientos repentinos a fin de ayudar a advertir si la niña entrara en crisis.

Una de las preocupaciones de los padres de Graciela es la forma en que deberán desplazar a su hija en un futuro, sobre todo en edificios antiguos que no contemplaron el paso de personas en condiciones especiales, por lo que el proyecto será de beneficio para muchas personas en México, según comentaron.

“Esto nos va a facilitar mucho la vida y la de muchas personas”, señaló Raúl Elizalde, “que ella se pueda transportar con facilidad, se pueda subir, bajar escaleras, sin que nosotros tengamos que cargarla, y que aparte ella pueda estar parada y pueda convivir más con otras personas”.

El padre de la niña manifestó su entusiasmo en el desarrollo del proyecto, especialmente debido a su precio, ya que en el país no existe un aparato de esas características y los que existen en el extranjero son muy costosos.

“El costo de este prototipo, que generalmente los prototipos son más costosos, es realmente muy barato comparado con los productos que hay en el mercado, entonces si este producto se puede mejorar, estamos seguros de que va a ser algo muy importante no solo para México, sino para el mundo, el precio es muy importante, yo creo que puede impactar en el mercado para personas con algún tipo de condición especial”, advirtió.

“Estamos muy contentos, agradecemos mucho a los muchachos por este prototipo que hicieron, a la Universidad de Monterrey; es algo que va a ayudar no solamente a mi hija, sino que va a ayudar a muchísimas personas más, porque este tipo proyectos realmente son los que necesita el país”, expresó.

No hay comentarios: