miércoles, 19 de julio de 2017

Qué sí y qué no, con una persona enferma de cáncer

La carga de la amistad recae en la persona que está sana.

Una de las dificultades con las que nos enfrentamos en la vida es qué decir cuando visitamos a un enfermo de cáncer. Nos da temor, nos sentimos inadecuados, las palabras no son suficientes y nos paralizamos.
Leyendo el testimonio de una persona que sobrevivió al cáncer, encontré ciertas reglas claves que necesitamos conocer, para no meter la pata:

LO QUE NO HAY QUE HACER

No huyas. El cáncer saca lo mejor y lo peor de la gente, separa a los débiles de los fuertes. No te conviertas en un amigo que abandona. 
No compartas historias terribles sobre gente que no sobrevivió. 
Cuando se trata del cáncer, no hay palabras correctas. Conserva la sencillez y di: Aquí estoy. Tu presencia importa más que cualquier cosa que puedas decir. 
No esperes nada del enfermo. Permanece ahí aunque se quede dormido, cancele el plan o no devuelva la llamada, pues la prioridad número uno del enfermo es recuperarse, no darte las gracias por algo.
No ofrezcas ningún consejo médico ni desapruebes el curso del tratamiento elegido. Tú no eres su oncólogo.
No saltes del diagnóstico a la muerte. La persona frente a ti está viva.
No culpes a la persona por estar enferma. No le digas que fue por falta de ejercicio, por fumar, por comer carne roja o por sus pensamientos negativos. Ya tiene suficiente.
No señales nada que no sea halagador. No digas nada sobre sus orejas, su pelo, su pijama, su cuarto, sus medicinas, etc. 
No temas. El cáncer no se contagia, no te pares a 3 metros de distancia. 
No digas que sabes cómo se siente la persona, no tienes la capacidad de percibir específicamente la condición del enfermo.
No hagas preguntas personales exclusivas de los doctores y los familiares cercanos. Dale privacidad. 
No prometas algo que no puedas o que no quieras hacer
No te lo tomes personal. A veces el enfermo puede estar irritado, tenso, triste, deprimido o enojado; no es contra ti.
No orilles al enfermo a hablar de algo que no quiere discutir.
Al enterarte de algo que te asombre, relacionado con su enfermedad, guárdate las exclamaciones

LO QUE SÍ HAY QUE HACER

Mantente en contacto en persona, por teléfono, whatsapp, correo electrónico, mensaje o tarjetas.
Siempre ve a la persona directamente a los ojos, sin importar cómo luzca.
Escucha. No des consejos ni digas tienes que...
Sé sensible, abraza al enfermo. El contacto físico le hace sentir bien.
Deja que llore, gima y se queje contigo
Envía películas, libros, regalos, flores, comida en recipientes que no sea necesario devolver, etc.
Permite al enfermo hablar de otras cosas aparte del cáncer.
En vez de preguntar qué puedes hacer, ofrece algunas cosas específicas. Es más fácil elegir entre dos cosas que de una interminable lista.
Invita al enfermo a delegar responsabilidades
Apoya a quien está encargado de cuidar al enfermo, para que salga a caminar, a dormir un rato, a descansar, a distraerse.
Ofrécete para hacer algunos encargos, pero sólo aquello a lo que puedas darle seguimiento.
Cuando tengas dudas, sólo pregunta
Mantente involucrado a largo plazo, pues a mayor duración del tratamiento, mayor soledad en el proceso.

Si te sientes incómodo con la situación, reconcíliate con ella. Te aseguro que el enfermo de cáncer se siente mucho más incómodo que tú, así que trata de ver el escenario a través de sus ojos. Hazte presente y acompaña con amor.

Por: Lic. Alicia S. de Lamadrid (LED '82)
Desarrollo Humano, Tanatología y Coaching
Email: aliciaslamadrid@gmail.com
Twitter: @aliciaslamadrid


¿Te gusta escribir?
Te invitamos a participar en nuestra sección Artículos ExaUDEM en donde puedes compartir con el resto de la comunidad de exalumnos, tu experiencia sobre cualquier tema de interés general como desarrollo personal y profesional, educación, finanzas, negocios, tecnología, salud, etc.
Para participar solamente manda tu artículo a exaudem@udem.edu.mx.
Los artículos son publicados en nuestro sitio web, redes sociales y el Boletín ExaUDEM.
Consulta aquí algunos de los que hemos compartido.

No hay comentarios: