jueves, 22 de mayo de 2014

Las obras públicas adquieren valor con el servicio que dan a la comunidad, advierten



Ofrecen conferencia “Transformar haciendo un reto tuyo y mío”, impartida por Jorge Melguizo, consultor internacional de “Transformación de Medellín”, Colombia, y el alcalde de San Pedro Garza García, Ugo Ruiz Cortés.
Los proyectos de construcción más valiosos en las ciudades son los que buscan transformar a la comunidad a través del servicio que les proporcione, expuso en conferencia Jorge Melguizo, consultor internacional de “Transformación de Medellín”, Colombia.
El conferencista compartió con alumnos y maestros diversas experiencias obtenidas de su labor en Colombia, que permitieron concluir que lo fundamental de la transformación de Medellín es la arquitectura social: el proyecto material está al servicio de la transformación social de Medellín.
La conferencia “Transformar haciendo un reto tuyo y mío” donde participó se realizó la noche del martes en el Aula de Crítica del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño, donde compartió la mesa de discusión con el alcalde de San Pedro Garza García, Ugo Ruiz.
“Las obras no importan tanto como el contenido que tengan esos proyectos físicos; la obra tendrá un significado en la medida en que sea usada por la población”, aseguró Melguizo.
El consultor hizo ver la necesidad de implementar programas o descubrir las necesidades sociales, culturales o deportivas de cada comunidad, pues la actividad debe existir previa al proyecto arquitectónico.
“El día que inauguramos una obra, lo que estamos haciendo es ponerle paredes y techo a algo que ya tiene piso, porque todo eso ya ha venido pasando; desde el momento en que empezó el equipo técnico, empezó el equipo social, cultural, a construir esos contenidos; cuando se corta el listón, todo lo que pasa adentro ya viene pasando afuera, por eso hay una altísima apropiación.
“Lo fundamental no es un proyecto arquitectónico hecho desde un computador; lo primero que hay que pensar es para qué y para quiénes; cuáles son los contenidos que ponemos ahí y cómo envolvemos esos contenidos con un proyecto físico; no al contrario: crear una obra física para después llenarla de contenido a ver qué sale”, explicó.
Para este fin, Medellín hizo de la educación y la cultura elementos fundamentales en los planes de desarrollo: la ciudad elevó el presupuesto para educación del 12 al 40 por ciento, mientras que para cultura, que contaba con 0.64 por ciento, destinó el cinco por ciento.
Además, el activista colombiano destacó que es necesario generar acceso de toda la población a los programas y las obras públicas, sin embargo, lo público tiene que ser factor de igualdad de oportunidades, porque desde ahí se construye la equidad y la inclusión.
“Si confiamos más en la calidad del agua de un acueducto privado de una empresa que en el público, ahí tenemos un problema: todo lo público tiene que ser de excelente calidad, si lo público no nos hace iguales, deja de ser público”, aseguró.
Melguizo redefinió el término “marginación”, comúnmente atribuido a las comunidades de escasos recursos, pero no aplicables en la práctica a colonias como la Independencia, en Monterrey, que está conectada con un puente hacia el centro de la ciudad o con grandes arterias viales hacia el poniente y el oriente.
“Los barrios más ricos de Medellín son guetos, se encierran en sí mismos; los barrios más ricos de Buenos Aires, son ciudades a espaldas de la ciudad: esos son los barrios marginados, los que se automarginan; los otros son producto de exclusiones y de falta de oportunidades”, señaló.
Jorge Melguizo se ha desempeñado como secretario de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín en dos períodos. Su gestión ejecutiva en la municipalidad de una de las ciudades más violentas del mundo permitió reducir los niveles de confrontación y aumentar la inclusión y diálogo social a través de políticas culturales.
Por otro lado, algunos planes de obra pública contemplados por el municipio de San Pedro Garza García que buscan la inclusión social y la mitigación de la pobreza fueron presentados por el alcalde Ugo Ruiz Cortés en esta misma conferencia en la Universidad de Monterrey.
En su intervención, el ExaUDEM se refirió a los proyectos generados por las propias comunidades a través de talleres del IMPLAN (Instituto Municipal de Planeación Urbana).
Ruiz Cortés destacó que, a nivel nacional, San Pedro Garza García conserva algunos indicadores sociales positivos, pero también posee un primer lugar entre los municipios con mayor disparidad entre clases sociales.
“Los expertos dicen que las ciudades más complejas, las más violentas, no es donde hay muchos pobres, sino más bien donde hay muchos desiguales.
“Ahí está el gran riesgo de una comunidad como San Pedro: si no atiende el tema de la pobreza, que parece no existir, y si no entendemos que somos los que encabezamos la diferencia entre los que tienen y los que no, pues el día de mañana estaremos condenados a tener un problema grande”, subrayó.
El presidente municipal mencionó algunos indicadores comparativos que señalan que la pobreza moderada en México ronda en un 50 por ciento de la población, mientras que el municipio sampetrino registra solo el nueve por ciento, que equivale a 11 mil 470 personas en 14 colonias.
Asimismo, la pobreza extrema en México está configurada por alrededor del 16 o 18 por ciento de la población, pero en San Pedro Garza García se registra solo el 0.2 por ciento, que son 349 personas.

No hay comentarios: