miércoles, 25 de febrero de 2015

Historia de Éxito - Raquel Garza

Raquel Garza Segovia (LED ‘06) actualmente es Directora Pedagógica del Centro Regiomontano de Educación Especial (CREE, A.C.), en donde ha logrado tener un impacto positivo en las personas que viven la discapacidad o alguna problemática social y en sus familias. En el 2014 fue reconocida en la convocatoria Historias de Éxito.

“Una de las principales satisfacciones que he tenido en mi vida ha sido dirigir por cuatro años a un grupo de voluntarios en Unidos Somos Iguales, A.C. y posteriormente una escuela de educación especial a mis 24 años de edad”, nos comenta Raquel, “escogí la Licenciatura en Ciencias de la Educación en la UDEM porque estaba convencida de que era la forma en que yo podría enfocarme a trabajar y ayudar a este segmento de la población.”

Al terminar sus estudios profesionales buscó trabajo como cualquier otro recién graduado y al poco tiempo recibió la oferta de CREE como maestra de terapias: “Me sentí muy identificada con el lugar y la misión de la institución, era un excelente medio para aprender y ayudar al mismo tiempo. Después de cierto tiempo me di cuenta que podía lograr impactar un poco más, así que me empeñé y logré la coordinación de educación especial. Esto me impulsó a seguirme preparando y estudiar una maestría en Educación Especial.”
Posteriormente le ofrecieron tomar el lugar de la Dirección, el cual fue todo un reto a sus 24 años. Se dio cuenta que para abordar a los padres de familia era necesaria una ruta diferente: la Maestría en Terapia de Familia y Pareja en el Centro de Investigación Familiar (CIFAC). Esta maestría le ayudó no solamente a poder trabajar con las familias con discapacidad sino también orientarlas, aconsejarlas y apoyarlas.

“Para acreditar la maestría la directora de la institución me propuso llevar un grupo de terapia llamado “Empoderamiento y Trauma”, en el cual participarían mujeres que habían sido víctimas de violencia. Me encantó, con ello podía generar un gran cambio en sus vidas, algo que trascendiera. En esta terapia se basó mi tesis: modificar un manual de Estados Unidos para mujeres víctimas de violencia de acuerdo a las necesidades de las mujeres neolonesas. Actualmente esta adaptación se utiliza en algunas instancias del gobierno del estado”, nos cuenta Raquel con mucho orgullo.
“A la par, encontré en el colegio un área de oportunidad: el trabajar con las familias y padres de familia de los alumnos con discapacidad. Para ello analicé el trabajo realizado con las mujeres de manera grupal y el éxito que éste tuvo al compartir experiencias vividas y además aprender. Busqué hacer lo mismo para los padres de familia que tienen un hijo con discapacidad y diseñé la terapia “Lo que nos une, en ocasiones nos separa”. Estos talleres se basan en compartir las experiencias vividas, en desarrollar el autoconocimiento, y el promover la solución de conflictos", nos explica.

Con resultados muy satisfactorios desde hace dos años se aplicó en el colegio, y actualmente en su consultorio privado, donde además atiende a familias con diversas problemáticas, continúa con las terapias grupales con papás que tienen un hijo o hija con discapacidad.

Raquel concluye diciendo: “He logrado impactar a varias familias en el transcurso de seis años aproximadamente, y planeo seguir con este rumbo muchos años más.”

2 comentarios:

Mario dijo...

Muchas felicidades!!! Una gran trayectoria y siempre al servicio de los más necesitados! Merecidísmo reconocimiento por tantos años de esfuerzo. Saludos!

Mario dijo...

Muchas felicidades!!! Una gran trayectoria y siempre al servicio de los más necesitados! Merecidísmo reconocimiento por tantos años de esfuerzo. Saludos!