viernes, 26 de septiembre de 2014

Cuando estoy enfermo, ¿Qué es importante no hacer?

Por: Lic. Alicia S. de Lamadrid
Twitter: @aliciaslamadrid


La enfermedad es una crisálida
de la que siempre podemos salir con alas.

Cuando enfermamos, nuestro cuerpo nos está diciendo que algo no marcha bien en nosotros, porque nos hemos descuidado, no hemos puesto límites, no hemos sabido decir que “No” o manejar nuestras emociones.

Generalmente, no nos permitimos detenernos para escuchar la enfermedad porque creemos que primero están los demás, que si no damos, no valemos y que no tenemos derecho a preocuparnos por nosotros mismos.

Las medicinas y los tratamientos son sólo ayuda para recuperarnos, pero la responsabilidad de nuestra enfermedad recae en nosotros. Hay que llenarnos de paciencia y darle su tiempo al cuerpo para recuperarse. Él es sabio.

Sin embargo, reflexionemos sobre algunas formas en que perjudicamos nuestra recuperación:

Cosas que perjudican nuestra recuperación:
  • No tomarnos el tiempo.
  • Preocuparnos de más.
  • Seguir con nuestra vida cotidiana como si nada pasara, sin prestar atención a las necesidades del cuerpo.
  • Atribuirnos resultados de enfermedades ajenas.
  • Vivir con puros quejidos, suspiros y gemidos.
  • Futurizar en negativo. Nuestra imaginación nos va llevando a lo peor.
  • Desconocer nuestras emociones, que se van acumulando dentro.
  • Culpabilizar a los demás por algo que nos pasa a nosotros.
  • Sostener creencias limitadoras sobre nuestra persona, sobre la enfermedad y sobre la salud.
  • Juntarnos con gente que nos desvalorice o sea demasiado tóxica para nosotros.
  • Cambiar de médicos o de medicamentos una y otra vez, sin seguir una línea clara de tratamiento.
  • Encerrarnos en un cuarto oscuro, rodeados de medicinas.
  • Magnificar los síntomas, exagerarlos o inventar otros nuevos.
  • Hacernos las víctimas y querer que los demás acoplen su vida a nosotros.
  • Descalificar los avances que vayamos teniendo.
  • Manipular a los otros.
  • Darnos por vencidos y perder la esperanza de sanar.
La enfermedad nos presenta interrogantes muy fuertes y a veces difíciles de responder. Hay que aprovechar la experiencia para hacer un alto en la vida, reflexionar sobre nuestro camino y corregir el rumbo, en lo que sea necesario. La enfermedad es nuestra maestra, ¡vaya si lo es!

Por último, quiero aprovechar la ocasión para invitarte al curso intensivo de Tanatología que voy a ofrecer "Aprende a acompañar en el dolor y la muerte", que inicia el 15 de octubre del 2014 y se llevará a cabo en 5 sesiones en miércoles, de 10:00 a.m. a 1:00 p.m. en la librería La Ventana en el Centro Comercial Valle Oriente. Informes en mi correo electrónico: aliciaslamadrid@gmail.com.

No hay comentarios: