lunes, 24 de noviembre de 2014

El tráfico y las Virtudes

Martha P. Zapata Montañez
CPA´90

Verdaderamente creo que se puede llegar a la santidad con todas las virtudes que tienes que vivir durante los traslados en nuestro querido Monterrey, se necesita mucha, pero mucha paciencia, tolerancia con los conductores que tiene más prisa que tú, que son la inmensa mayoría y que no te dan el paso ni por error, mucha cortesía para quienes te piden el paso de manera desesperada, buena cara para que no se note lo enfadado que te vas poniendo cada instante, fortaleza para no quejarte de lo horrible que está el tráfico en toda la ciudad y el área metropolitana, hacer un acto de fé en que todo saldrá bien después de estar horas metido en el tráfico para llegar a tu destino (ya ni el Waze te saca del apuro), además muchos te recuerdan todo lo que debes de rezar por tu mamá cuando tienes la valiente ocurrencia de dar el paso a más de un carro.

Humildad para pedir disculpas por llegar tarde aunque hayas salido más temprano que nunca para llegar a tiempo, generosidad para dar el paso a los carros que te lo piden con desesperación porque nadie quiere ceder el paso ni su tiempo. Comprensión con el prójimo porque todos, absolutamente todos, tienen más urgencia que tú de llegar al lugar final de su destino.

Optimismo de que las personas que te esperan te recibirán con buena cara y amabilidad aunque hayas llegado 40 minutos tarde a su encuentro. Discreción para no estar hablando mal de las personas que chocaron por su falta de conocimiento de las reglas de tránsito o pericia al manejar y que empeoran el flujo vehicular.

En fin, creo que con todo el tiempo que pasamos en el auto porque es lo que nos ofrece el tráfico de Monterrey podemos vivir de manera HEROICA las virtudes mencionadas porque no se ve cuando vaya a mejorar esta situación. 

1 comentario:

Roble dijo...

Muy cierto !! A llevarlo a cabo !! Felicidades