martes, 24 de mayo de 2016

¿Naranja agria o limón podrido?

Por: Gabriela García-Williams (BAHL '93 / LCIC '00)

A veces la vida nos pone en situaciones que parecen imposibles con opciones que se antojan como elegir entre mal o peor.

Cuando estamos considerando esas malas opciones se nos figura que llueve sobre mojado aunque no haya nubes en el cielo. La anticipación de lo malo que imaginamos será la situación que nos come y aunque durmamos no descansamos, estamos distraídos y no vemos que hay luz al final del túnel.

Los expertos en la materia han hecho estudios y el 85% de las cosas que nos preocupan y causan ansiedad nunca sucederán y del resto 15% hay un 79% de que no sean tan desastrosas como las imaginamos o que vamos a aprender una valiosa lección. Eso nos deja con 97% de preocupaciones infundadas que provocan un sinnúmero de efectos en nuestra salud.

Poniendo esas malas situaciones en perspectiva, aplicando los valores del estudio, si solo el 3% de mi preocupación es válida puedo respirar más fácil, tengo la energía de salir a caminar, lo que me despeja la mente y produce endorfinas que traen una sonrisa.

No importa que tan difícil sea la situación, si puedes sonreír, puedes encontrar la lección por aprender o la fortaleza para continuar. El otro día estaba en la tele una periodista que ha tenido un año difícil y le preguntaron cómo mantiene la calma en las situaciones difíciles y compartió que ha aprendido mucho de los SEAL de la Naval, que en la batalla solo se concentran en lo que está sucediendo ese momento con la confianza de que va a pasar y de esa manera cuando se acaba la batalla están más preparados para la que sigue.

Las tormentas no van a dejar de caer, igual nos vamos a mojar y tal vez nos inundemos un poco. El truco es mantener la confianza de que tenemos las herramientas que ocupamos para sortear el torrente y no desesperar.

Al final del día la vida sigue, las situaciones imposibles nos enseñan lecciones que no sabíamos podíamos aprender y nos ayudan a ver que somos más fuertes de lo que éramos ayer.

Cuando la vida te presente lo que parecen una naranja agria y un limón podrido como opciones recuerda que la naranja es más dulce que agria y el 97% del limón esta sin podrir.

https://www.linkedin.com/in/gabygarciawilliams

No hay comentarios: