martes, 30 de mayo de 2017

Leer, leer

Leer para algunos es un hábito o una costumbre, para otros, más que una costumbre es una pasión. Para muchos, una difícil tarea y para unos cuantos, una tortura obligada.

Leer, abre puertas, derrumba fronteras en la mente, te hace soñar, te lleva a lugares y momentos desconocidos y te hace sentir que lo imposible puede pasar. Pero todo esto que suena tan bello, no resulta ser para todos igual.

Si bien es cierto que para algunos leer puede resultar una función automática, para otras personas es un reto que les implica un esfuerzo exhaustivo y hasta frustrante.

Para una persona con dislexia resulta una tarea que implica una sensación extraña de explicar. Las letras ¨bailan¨, se mueven, se ven al revés y parecen tener vida… ¡Leer no es para ellos exactamente una forma de relajarse!

Para una persona con Asperger resulta atractivo leer, si el tema es de su interés, si no lo es, le pudiera parecer aburrido, tedioso, sin propósito y por lo tanto prefiere dejarlo de hacer.

Una persona con un déficit intelectual que, desde pequeño, tuvo que esforzarse el doble que sus semejantes para aprender a decodificar y aún más para comprender, la lectura evoca recuerdos de cosas que no le agradan, que no quisiera recordar, y aun en la actualidad le sigue costando mucho trabajo descifrar los textos con agilidad.

Y si el déficit de atención y la hiperactividad están presentes, los textos se ven más largos, tanto o más como quien ve una ruta larga en un mapa de viajero y piensa: ´´Esto me llevará mucho tiempo…este viaje será cansado´´. Y entonces la persona rechaza ese viaje, hace a un lado el libro y si puede, escapa para dedicar su tiempo a algo más, que le resulte rápido, atractivo y que de verdad le produzca tranquilidad y relajación.

Leer, leer. ¿Cómo promover la lectura ante semejantes desafíos? ¿Cómo hacer de la lectura un pasatiempo, cuando a nadie le podría ser grato pasar su tiempo libre en algo que le causa frustración?
Gran reto resulta fomentar algo que no para todos implica un esfuerzo igual. Es como pretender que todas las personas corran o practiquen atletismo sin importar su condición física, sus limitaciones, si se ha fracturado una pierna o padece una afección cardiaca.

Leer, leer. Lo único cierto es que hasta para descifrar lo que dice un letrero en la calle o la nota del supermercado, se debe saber leer… y entonces, ¿Qué hacer? Promover la lectura en todos los seres humanos, tomando en cuenta sus habilidades y sus retos o debilidades es un deber. 

Apoyar y ‘’llevar de la mano’’ a quienes más lo necesiten, hasta que consigan la meta personal que cada uno pueda alcanzar, ejerciendo su obligación de esforzarse por superarse a sí mismo y respetando su derecho de ser único, con necesidades muy particulares y por lo tanto recibiendo el apoyo que merece.

Leer… que al leer cada ser humano encuentre lo que busca, lo que quiere, lo que le haga sentir bien y lo lleve a crecer.

Diana Karina Corral Alanis (LED '01)
Master intervención Dificultades del Aprendizaje (ISEP/ Univ. Vic)
Certificada Maestra Bilingüe y en Inglés como 2a Lengua por TEA (Texas Education Agency)
Maestra de primaria y líder de grado en las escuelas públicas de Texas ( 5 años)
Fundadora y directora de TEKS Institute y Little Genius kindergarten (Reynosa, Tam.) desde el 2008 a la fecha.
Participante en Congresos de Trastornos del desarrollo (Espectro autista).

¿Te gusta escribir?
Te invitamos a participar en nuestra sección Artículos ExaUDEM en donde puedes compartir con el resto de la comunidad de exalumnos, tu experiencia sobre cualquier tema de interés general como desarrollo personal y profesional, educación, finanzas, negocios, tecnología, salud, etc.
Para participar solamente manda tu artículo a exaudem@udem.edu.mx.
Los artículos son publicados en nuestro sitio web, redes sociales y el Boletín ExaUDEM.
Consulta aquí algunos de los que hemos compartido.

No hay comentarios: