martes, 30 de mayo de 2017

Recuperación emocional

“Parte de la curación está en la voluntad de sanar.”
Séneca

Yo, como todos, he sufrido mucho algunas veces en la vida. Sé que es difícil trabajar en curar heridas, pero si realmente lo quiero, se puede lograr.
Aquí te comparto algunos pasos que te pueden ayudar.

PARA CONSEGUIR UNA RECUPERACION EMOCIONAL 
EFECTIVA Y DURADERA, NECESITO:
  1. Examinar y analizar la naturaleza exacta de mi dolor, desde mi experiencia personal.
  2. Mantener una distancia momentánea de la situación difícil, como observador, para sentirme mejor.
  3. Desdramatizar mi vivencia difícil, quitándole todos los pensamientos e interpretaciones extras que yo le he agregado.
  4. Soltar el lastre que me está pesando cada vez más y ya no me permite caminar ligero.
  5. Tolerar, aceptar y legitimar en mí la expresión física del sentimiento (como el llanto) que el dolor produce y darle curso de una manera natural y segura.
  6. Obtener apoyo y estímulo externos. Aceptar las atenciones o los gestos de algún familiar o amigo de confianza que desea consolarme pero respeta mis sentimientos y demuestra una genuina preocupación por mi bienestar.
  7. Encontrar la manera de aliviar mi dolor (sacarlo de mi sistema) y hacer cosas que me gusten y me den un poco de alegría, consentirme
  8. No quedarme dándole vueltas en círculo a mi dolor ni hablar todo el día del mismo. Así solo le doy poder sobre mí. 
  9. En lugar de vivir enfrentándome al vendabal interior, voy a planear con él y utilizarlo para mi beneficio.
  10. Remediar los daños causados por mi sufrimiento. Lo que yo pueda hacer, hacerlo; lo que no pueda, aceptar amorosamente lo que me sucede.
  11. Examinar el dolor en su contexto más amplio. Rescatar algún aspecto positivo de lo que viví que me haya hecho madurar para que me acompañe como recurso en el futuro. 
  12. Perdonarme a mí mismo por lo que tuve de responsabilidad en lo sucedido y perdonar a las personas causantes de mi dolor. Liberarlas e iniciar una nueva relación, sin malicia, rencor ni mala voluntad, poniendo límites claros o decidir terminarla. 
  13. Utilizar la experiencia del dolor de una manera constructiva y compartir mi aprendizaje con otras personas para que repercuta en mi beneficio, en el de los demás y en la sociedad, en general.
  14. Averiguar lo que realmente quiero y necesito en la vida, para sentirme bien conmigo mismo y con los demás.
  15. Caminar en esa dirección.
Curar mis heridas emocionales es esencial para la vida, porque si no desgasto el tiempo precioso que tengo en darle vueltas a algo que no me hace bien, cuando podría canalizar mi energía en las cosas que me dan bienestar y felicidad.

Por: Lic. Alicia S. de Lamadrid (LED '82)
Desarrollo Humano, Tanatología y Coaching
Email: aliciaslamadrid@gmail.com
Twitter: @aliciaslamadrid

¿Te gusta escribir?
Te invitamos a participar en nuestra sección Artículos ExaUDEM en donde puedes compartir con el resto de la comunidad de exalumnos, tu experiencia sobre cualquier tema de interés general como desarrollo personal y profesional, educación, finanzas, negocios, tecnología, salud, etc.
Para participar solamente manda tu artículo a exaudem@udem.edu.mx.
Los artículos son publicados en nuestro sitio web, redes sociales y el Boletín ExaUDEM.
Consulta aquí algunos de los que hemos compartido.

No hay comentarios: