miércoles, 27 de enero de 2016

Combatiendo el Ébola

Armando García (MEUR '11), voluntario y altruista, es uno de los nueve mexicanos que en el 2015 participaron en África contra la epidemia de Ébola más grande de la historia. Su amor por el prójimo lo ha llevado a distintas latitudes, bajo el manto de Médicos Sin Fronteras.

Fue durante su visita a la Sierra Tarahumara, estudiando aún la preparatoria, donde le impactó la riqueza y la cultura de la zona, así como la profunda necesidad en la que vive su población, cuando le surgió la inquietud de ayudar a la gente y en el futuro regresar con ese propósito y ayudar como médico.

Después de graduarse de la UANL fue a trabajar a la sierra y terminó por enamorarse de la zona, y mientras trabajaba con la comunidad conoció a un investigador francés, quien le comentó sobre Médicos Sin Fronteras (MSF).

En esa época no existía el capítulo mexicano de MSF, pero eso no disminuyó el interés de Armando quien continuó con el plan de integrarse a esa organización.

"Siempre me ha gustado mucho el lema de la UDEM 'el hombre sólo se realiza al servicio del hombre', esa es la parte fundamental que me empujó a estar aquí. Por otro lado, no somos seres aislados, sino que siempre estamos en relación, en comunidad y aquí el valor del equipo es muy fuerte", menciona Armando sobre los valores que recibió al estudiar la especialidad de Medicina de Urgencias en la UDEM, previo a entrar a MSF.

Finalmente en 2012 fue su admisión y estuvo como médico en el norte de Irak prácticamente un año, donde fue su primera misión. "Fue impresionante porque no es lo que nos dicen en los medios, por el contrario, es una cultura muy bonita", menciona Armando sobre su estancia en esa zona.

Posteriormente en el 2014 participó en el proyecto Aleppo en la modalidad de apoyo remoto para los grupos médicos de Siria, desde la frontera con Turquía. MSF inició ahí un proyecto para brindar ayuda a distancia a colegas nacionales, pero fueron desplazados por la violencia.

Durante ese periodo en Siria se desarrolló una epidemia de Ébola en África, y Armando expresó su interés en apoyar y, finalmente, le dieron la oportunidad.

"En lo personal me indigna la enfermedad, la muerte, la injusticia, la inequidad y la falta de acceso sanitario, especialmente de los más vulnerables, mas lo que me ocupa de manera urgente es la vida", nos comenta Armando sobre lo que lo motiva a unirse a estas nobles causas.

De esta manera, con algunos colegas nacionales y miles internacionales, partió a apoyar a los africanos y enfrentar juntos esta crisis: "Me sumé a la misión de Ébola en Freetown, Sierra Leona, de diciembre 2014 a febrero 2015, sin duda una de las misiones más difíciles que he vivido y en la que desgraciadamente vi morir muchas personas, pero al final, creo que pudimos hacer diferencia en el manejo clínico, identificamos complicaciones que podían prevenirse y tratarse. Quizá ésto no se refleje en la estadística pero los que estuvimos ahí lo sabemos, y lo más importante, los pacientes y sus familias lo saben y viven para contarlo", nos dice Armando sobre la experiencia.
Armando fue uno de los galardonados en la convocatoria Historias de Éxito 2015 por su labor como un Ebola Fighter, y ha sido tal el impacto de su labor que el representante de Médicos Sin Fronteras en México, viajó a Monterrey para recibir el reconocimiento que la UDEM le otorgó.

"Contar mi historia o la de los nueve mexicanos y los miles que participaron contra la epidemia de Ébola más grande de la historia, no es para reconocer a un individuo, sino a los 'Ebola Fighters', el idealismo de Médicos Sin Fronteras, que representan lo mejor de nosotros, que son invencibles e inmortales como la esperanza", opina Armando con respecto al reconocimiento que recibió.

Concluido ese proyecto regresó a México y posteriormente a Francia para continuar sus estudios. Después de un mes se fue a la República Democrática del Congo, donde apoyó a un hospital y a tres centros de salud. Allí también se vivía un contexto de violencia entre el gobierno y grupos rebeldes.
Armando continúa su compromiso con Médicos Sin Fronteras  y actualmente funge como oficial de medicina de urgencia en el extremo norte de Camerún, colaborando con el Ministerio de Salud como consultor para apoyar en la preparación y formación masiva de médicos.

No hay comentarios: