martes, 26 de enero de 2016

Reelegir mi camino

Por: Lic. Alicia S. de Lamadrid
Desarrollo Humano, Tanatología y Coaching
Twitter: @aliciaslamadrid

Se puede cambiar. 
Se vale redefinir la voluntad de estar aquí en esta vida… 
queriendo ser… A. S. de L.

Hay momentos en la vida en que me es necesario revisar la vereda andada, observar mis aciertos y mis errores, lo que me ha gustado y lo que no me ha gustado de mi caminar, para aprender de esas experiencias y a partir de ellas elegir con más conciencia lo que realmente quiero hacer con mi vida de ahora en adelante. Nunca es tarde para reelegir el camino que siento más verdadero para mí. 

Puedo tomar un nuevo lienzo en blanco y elegir los colores de la pintura y el dibujo que quiero pintar en él. Así pasa con este año 2016 que estreno.

¿POR QUÉ PREGUNTARME SOBRE MI FUTURO?

Me ayuda:
  • A marcar el rumbo que deseo.
  • A definir el itinerario que voy a seguir en mi mapa.
  • A ordenar y clarificar mis prioridades. 
  • A organizarme. 
  • A vislumbrar acciones alternativas.
  • A buscar nuevas soluciones a las situaciones que quiero resolver.
  • A volcar mi energía hacia mis sueños.

¿CÓMO SABER CUÁLES SON MIS METAS?

Mis metas son propósitos que conscientemente decido alcanzar. Tienen que ver con lo que me dicta mi corazón y van de acuerdo a mi propio ser, no a mis máscaras. 

Mis metas son sueños con fecha. Las puedo elegir en distintos planos: físico, emocional, mental, espiritual y social. Pueden tener que ver con mi persona, mi salud, mi trabajo, mi economía, mis cosas, mi estilo de vida, mis relaciones, etc.

Es importante que estén referidas a conductas específicas

Aquí es importante recordar algo básico: necesito evitar todo lo que obstaculice mi crecimiento y es importante potenciar todo aquello que me lleve a ser mejor como persona. 

Escribir mis ideas, planes y metas en un papel, las hace más reales y tangibles para mí. Si las leo en voz alta, mejor. Entre más específico anote los resultados finales que deseo alcanzar, más pronto se manifestarán en mi vida. 

La libertad de elegir mis metas incluye privilegios y responsabilidades. Si tengo un deseo intenso, una creencia sólida y percibo una imagen clara en mi mente de lo que anhelo, cuento con la motivación suficiente para lograr lo que me proponga.

¡Feliz 2016 para todos!

No hay comentarios: