martes, 26 de enero de 2016

Inclusión laboral femenina en México

Raquel Gossler Padilla (LPS '05)


La realidad en México en relación a la inclusión femenina en el trabajo sigue siendo aún un tema delicado y que requiere de atención y del compromiso que como ciudadanos tenemos con nuestro país. La delicadeza del tema está encuadrado en elementos clave que definen esta interacción. Es delicado, es alarmante y requiere de nuestra participación. Esto expreso en las siguientes cifras:

El género femenino percibe hasta un 25 % menos del salario que el género masculino en el mismo puesto, invirtiendo hasta un 20 % más de tiempo en el trabajo (OCDE, 2013).

México ocupa el lugar 83 de 135 países en el último reporte de Brecha de Género del World Economic Forum. (World Economic Forum, 2013)

Las mujeres en México sólo representan el 16% del sector empresarial de acuerdo al INEGI, 2012.

Las mujeres ocupan menos de un tercio de los puestos gerenciales y tienen una participación de 1 mujer por cada 10 hombres en los puestos directivos. (OIT, 2012).

Los elementos que delinean el proceso de inserción laboral femenina son tres básicos: Cultura, educación y utilidad. Ellos delimitan nuestra “necesidad” de tener o abstenernos de mujeres empleadas de manera justa y en posibilidades equitativas al resto de la población. La cultura mexicana no favorece que la mujer estudie, la participación femenina en las aulas es cada vez mayor y aun nos falta hacer mucho trabajo con las familias para que prevean por la educación de bachillerato y profesional.

La educación no formal que sucede acerca de la participación de los hombres y las mujeres en distintos ámbitos de la vida sigue siendo un problema, dado que como sociedad seguimos teniendo el pensamiento inconsciente de que las mujeres se hacen cargo únicamente del hogar: de su limpieza, orden y planeación y que los varones traen el sustento. La educación alrededor de estos paradigmas es imperante, en donde hace miles de años era sostenible económicamente y socialmente que papá trajese la comida. Hoy por hoy en la era en la que vivimos ambos géneros requerimos de desarrollo personal y profesional, bajo el supuesto de la pirámide de las necesidades básicas de Maslow.

Por último el tema de la utilidad. ¿Genera mayor utilidad o ganancia para una compañía contar con un plantel heterogéneo en un 50 - 50? Lo relevante de la inclusión laboral de la mujer en la industria es enriquecer procesos y hacerlos más eficientes. La exclusión no genera valor sostenible a lo largo del tiempo, la inclusión lo hace, la inclusión laboral, ambiental, social, entre otros. Si como empresas vamos integrando estas variables en nuestro desarrollo podremos comenzar a generar este valor sostenible que todos como empresarios queremos.

La trascendencia de involucrar a las mujeres en el trabajo es que su manifestación expresa la igualdad de circunstancias, ¿Qué pasaría si todas nuestras hijas pudieran estudiar y conseguir trabajos con condiciones equitativas y que sean remunerados de manera igualitaria al resto de la población?
____________________________________________________

CORDEM ABP
Organización que los últimos 15 años se ha dedicado a reconstruir comunidades a través del empoderamiento de la mujer. Acompañándola con psicoterapia y con una educación de bachillerato, técnico y profesional. Han egresado más de 150 mujeres de la asociación, actualmente besamos a 70 mujeres y la eficiencia terminal de la asociación es de 95%.

RAQUEL GOSSLER PADILLA
Licenciada en psicología de la UDEM, master en psicoterapia Gestalt del Instituto INTEGRO, certificada internacionalmente en EMDR. Por los últimos 5 años CEO de CORDEM ABP. Empoderando a la organización, pudiendo atender de 25 mujeres a 70 mujeres al año. Apasionada de la transformación de la persona y de su bienestar integral.
raquel@cordem.org.mx

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esa preparatoria donde está ubicada?