Ya me gradué, ¿y ahora qué?

La graduación es un momento de alegría, al saber que has cumplido una meta más en tu vida, pero al mismo tiempo sabes que el ritmo de tu vida va a empezar a cambiar, vas a empezar a enfrentar nuevos retos y responsabilidades.

A continuación, te comparto algunas sugerencias que estoy seguro será de utilidad para esta nueva etapa en tu vida.

Debes tener una actitud positiva y paciencia
Buscar empleo en sí es una actividad ardua. Es importante siempre tener una actitud positiva y tener paciencia, ya que los procesos de reclutamiento muchas veces no son rápidos, algunos pueden tardar muchas semanas e incluso meses.

Sé proactivo y dedicado al buscar empleo
Para encontrar empleo es indispensable estar visible en los distintos “aparadores”, para que los empleadores puedan considerarte como candidato. Con aparadores me refiero a los sistemas en los que puedes estar visible, tales como: bolsa de trabajo de tu universidad, bolsas de trabajo públicas (generales y específicas), y por supuesto redes profesionales, como LinkedIn y Viadeo.

¿Qué estás haciendo para diferenciarte de los demás?
Estudiar sólo tu carrera profesional no es suficiente, es indispensable buscar constantemente tu crecimiento profesional, es decir, tienes que seguir preparándote por medio de cursos, talleres, diplomados, certificaciones, posgrados y especialidades. Involúcrate en actividades de voluntariado y responsabilidad social, sin duda, estas actividades te ayudarán a complementarte como persona.

¿Ya dominas el inglés?
Para muchos empleadores hablar inglés es un requisito mínimo, algunos buscan que hables un tercer idioma. Sé estratégico, no busques aprender un idioma sólo porque está de moda o porque alguien más lo está estudiando, mejor selecciona el idioma basado en el desarrollo profesional que buscas tener, por ejemplo: si eres ingeniero, probablemente te interese aprender alemán, japonés o coreano.

Identifica tus competencias laborales
Cada vez más los empleadores buscan cubrir sus vacantes con personas que tengan las competencias laborales que ellos requieren, y no necesariamente una carrera profesional te ayuda a desarrollarlas.
Solución de problemas complejos, toma de decisiones, pensamiento crítico, comunicación oral y escrita, trabajo en equipo, colaboración, liderazgo, innovación y creatividad, resiliencia, relaciones interpersonales, empuje, adaptabilidad al cambio e inteligencia emocional: son algunas de las competencias que la mayoría de los empleadores más buscan en las personas al momento de contratar a un candidato.

¿Hablas y escribes como un profesional?
Ya te graduaste, tú ya eres un profesional, por tanto, es inaceptable que escribas con errores de ortografía y no te puedas dirigir a los demás con poco profesionalismo. Si no tienes una ortografía impecable y no sabes cómo hablar profesionalmente, es indispensable que te prepares urgentemente, inscríbete a cursos y talleres.

Prepara tu currículum
El currículum es tu documento más importante al buscar empleo. Es una lista concisa que plasma qué tan calificado estás para un puesto. Es también una herramienta de venta diseñada para que el reclutador quiera conocer más sobre ti y te conceda una entrevista de trabajo. Busca asesoría para tener un currículum impactante.

Envía tu carta de presentación
Esta carta ayuda a dar una idea de quién eres como persona y como empleado potencial. Cada carta debe ser específica para el trabajo que se está solicitando. ¡No hay cartas de presentación genéricas!
Asegúrate de pensar desde la perspectiva del empleador al escribirla. Incluye las contribuciones únicas que le puedes dar al puesto de trabajo. Los empleadores no pueden dedicar mucho tiempo para leer una carta larga. Sé concreto y breve, trata de escribir mínimo tres párrafos de aproximadamente tres o cuatro líneas cada uno, y un máximo de una página de extensión del documento.

¿Ya tienes tu estrategia para la entrevista laboral?
Conseguir una cita para entrevista será señal de que tu currículo y/o carta de presentación han cumplido su objetivo. Pero eso es únicamente el primer paso, una primera impresión mala o un desempeño deficiente durante la entrevista pueden hacer que te descarten.

Prepara preguntas para tu entrevistador
Los reclutadores usualmente te dan oportunidad de realizar preguntas. Usa la información que investigaste sobre la empresa y las actividades para hacer preguntas profundas relacionadas con el puesto. Esto demostrará tu interés en el proceso.

Anticipa respuestas
Trata de planificar tus respuestas a preguntas comunes en una entrevista. Casi todos los empleadores te preguntan sobre ti mismo, probablemente tendrás que mencionar tus principales fortalezas y debilidades, así como contestar a la pregunta “¿Por qué deberíamos contratarte?”. 
Anticipar respuestas es fundamental para lucirte en una entrevista. Te ayudará a comunicar desenvolvimiento y que estás preparado.

Antes de la entrevista, prepárate
Haz la tarea investigando a la organización tanto como puedas, investiga sobre el puesto al que te estás postulando y las actividades del mismo, visita con anticipación el lugar en donde será la entrevista, prepárate desde un día antes, sé puntual, sé amable y sonríe con todas las personas de la organización con las que te encuentres desde tu llegada, escucha cuidadosamente las preguntas y responde, y permite que sea el reclutador quien marque el fin de la entrevista.

No hay una segunda oportunidad para tu primera impresión
Un evento profesional puede ser tanto una entrevista laboral como tu foto de generación o tu disertación. Podrás tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para estos momentos. 
La clave será preguntar sobre el código de vestimenta de la ocasión, pero siempre se esperará que vistas profesionalmente; hacerlo transmitirá que estás tomando con seriedad la ocasión. Viste de manera profesional y cómoda.
Una entrevista, la publicación de la foto de generación o disertación, son momentos potenciales para generar una primera impresión con los empleadores, tu vestimenta impactará positiva o negativamente en ello.
En la entrevista, tienes solamente una oportunidad, evaluarán tu profesionalismo y presentación de pies a cabeza, desde que llegas hasta que te vas.
El cómo contestarás las preguntas es tan importante como la forma en que te vistas. La moda estará bien, mientras conserves el profesionalismo. Es mejor “ir formal de más” a “ir poco formal”.
“Entrevista laboral”, “Foto de generación”, “Disertación”: no son lo mismo que “salir al antro”. En un evento profesional lo que debe resaltar es los conocimientos y capacidades, no los atributos físicos.

¡Éxito en esta nueva etapa que empiezas como profesional ExaUDEM!

¡Muchas felicidades!
David Alejandro Cuevas García | CPA’98, MAE’08
Gerente, Vinculación Laboral UDEM
alejandro.cuevas@udem.edu.mx



¿Te gusta escribir?
Te invitamos a participar en nuestra sección Artículos ExaUDEM en donde puedes compartir con el resto de la comunidad de exalumnos, tu experiencia sobre cualquier tema de interés general como desarrollo personal y profesional, educación, finanzas, negocios, tecnología, salud, etc.
Para participar solamente manda tu artículo a exaudem@udem.edu.mx.
Los artículos son publicados en nuestro sitio web, redes sociales y el Boletín ExaUDEM.

Consulta aquí algunos de los que hemos compartido.

Comentarios

Entradas populares